Qué hace un editor (según los editores), y qué debería hacer y no hace (según algunos autores)

Por Arantxa Mellado el 01.03.2012
24 Comentarios

Cuando Hachette Book Group se ve obligado a redactar y enviar un documento a sus principales autores y agentes, justificando la necesidad de su intermediación y exponiendo su catálogo de servicios a los autores, es que la autoedición ha dejado de ser una anécdota y se ha convertido en un competidor con el pelear por el mercado del libro.

El pasado diciembre un miembro de Hachette Book Group filtró dicho documento —que traduzco— a Digital Book World, que lo publicó en su blog.

 

La autoedición es un equívoco.

La edición requiere una compleja serie de compromisos, tanto entre bambalinas como de cara al público. La distribución digital (que es a lo que mucha gente se refiere cuando habla de autoedición) es sólo uno de los elementos necesarios para llevar un libro al mercado y ayudar al público a descubrirlo.

Como editores, Hachette Book Group ofrece un amplio abanico de servicios a los autores:

1. Selección: Encontramos y alimentamos el talento.

• Identificamos los autores y libros que van a destacar en el mercado. HBG  descubre nuevas voces y separa las relevantes del resto.

• Actuamos como colaboradores en cuanto al contenido, centrándonos en alimentar el talento literario, fomentando relaciones enriquecedoras con los autores, aportándoles consejo editorial experto en los procesos de escritura, y gestionando una enorme variedad de temas en su nombre.

2. Inversión de capital riesgo: Invertimos en el proceso de escritura del autor

• En HBG invertimos en ideas. Mediante los adelantos, proporcionamos a los autores el tiempo y los recursos para investigar y escribir. Además, invertimos constantemete en infraestructura, herramienas y asociaciones, que hacen de HBG un gran socio editorial.

3. Especialidad en ventas y distribución: Aseguramos la mayor audiencia posible.

• Llevamos nuestros libros al lugar adecuado, en las cantidades adecuadas y en el tiempo adecuado (esto es válido tanto para los libros impresos comopara los digitales). Trabajamos con librerías y con socios distribuidores para asegurar que cada libro tiene la oportunidad de llegar a el mayor número posible de lectores.

• Aseguramos una amplia distribución y dominamos la compleja cadena de valor, tanto en formato físico como digital.

• Funcionamos como pioneros en un nuevo mercado, explorando y experimentando con nuevas ideas en cada área de nuestro negocio e invirtiendo en dichas nuevas ideas negocio (incluso cuando los beneficios no están garantizados, como en el caso de las aplicaciones y los libros enriquecidos).

• Actuamos como especialistas en precios y promociones (coordinando más de 250 ofertas de libros digitales mensuales, semanales y diarias en todas las cuentas).

4. Construcción de marca y defensa de los derechos de autor: Creamos marca para el autor y protegemos su propiedad intelectual:

• Los editores generamos y difundimos entusiasmo, buscando siempre nuevas maneras de hacer que nuestros autores y sus libros destaquen. Somos capaces de relacionar los libros con los lectores de una manera significativa.

• Ofrecemos conocimientos de marketing y publicidad, presentando el libro al mercado en la forma adecuada, y asegurando que la inteligencia, la creatividad y la visión para los negocios informen nuestra estrategia.

• Protegemos la propiedad intelectual de los autores a través de estrictas medidas contra la piratería y mediante controles territoriales.

 

La publicación de este documento despertó una amplia polémica entre partidarios y detractores, y una interesante respuesta de autores autoeditados, como la del super ventas J.A. Konrath, cuya respuesta a HBG fue la siguiente:

 

Los editores deben dejar de tratar de convencerse a sí mismos y a otros de su importancia, y empezar a ser importantes de verdad. He aquí cómo:

1. Ofreciendo mayores regalías a los autores.

2. Publicando los títulos con mayor rapidez. Pueden 18 meses entre que un libro se entrega y sale al mercado. Yo mismo puedo hacerlo en una semana.

3. Utilizando métodos de contabilidad actualizados que puedan ser controlados por el autor, y pagando las regalías mensualmente.

4. Bajando los precios de los libros digitales.

5. Deteniendo la lucha en vano contra la piratería.

6. Haciendo un marketing eficaz. Los anuncios y publicación del catálogo no son suficientes. Tampoco lo es que el sello editorial tenga una cuenta en Twitter.

Y esto es sólo el principio de lo que parece será una de las grandes cuestiones relativas a la transmutación de la industria editorial que ocuparán 2012.