Guía práctica para hacer hijos lectores

En el marco de la campaña “Llegir ens fa més grans” que impulsa la Generalitat de Cataluña, el domingo pasado se encartó en los principales diarios locales el libro Guia pràctica per a fer fills lectors (Guía práctica para hacer hijos lectores).

Es un librito de apenas 62 páginas en el que Joan Carles Girbés, su autor, recoge de forma breve y didáctica “estrategias útiles y prácticas para fomentar el hábito lector en familia: desde consejos sobre cómo contar un cuento o cómo escoger el libro adecuado para cada edad hasta ideas sencillas para estimularlos en el gusto por la letra impresa”.

De los consejos, destacamos el Decálogo de la familia comprometida con la lectura y Diez consejos infalibles para que odien lo libros.

Diez consejos infalibles para que los niños ODIEN los libros (para padres y maestros):

1. Cuando empiecen a leer en voz alta, interrúmpelos constantemente para marcarles sus errores.
A ti también se te quitarían las ganas de seguir leyendo.

2. Oblígales a leer.
Nada más eficiente que una simple palabra, “lee”, para conseguir el efecto contrario.

3. Menosprecia sus gustos y no respetes su criterio.
¿Qué es mejor, que lean lo que les gusta o que no lean?

4. Imponles lecturas.
Esa novela que tanto te gustó a su edad no tiene por qué ser de su agrado.

5. Pídeles que te hagan un resumen.
No dejes que asocien los libros con los deberes.

6. Controla todo lo que leen.
Interesarse no significa examinarlos e interrogarlos.

7. Recuérdales los beneficios de leer.
“Los niños que leen sacan mejores notas, como tu amigo”… y el chaval perdió las ganas de leer y tomó manía al amigo.

8. Relaciona los libros sólo con los deberes.
Un libro no ha de ser sólo un instrumento para aprender cosas.

9. Castígalos sin tele por no leer.
Convirtamos la tele en nuestro aliado: ¿cuántas películas infantiles se basan en libros?

10. Exígeles lecturas inadecuadas.
No por ser bueno y correcto es adecuado a su edad o estado madurativo

 

Comentarios

  1. Cristina dice

    Aunque sea cierto, es bastante vergonzoso que sea casi una copia flagrante del decálogo que explica Daniel Pennac en su libro-ensayo “Como una novela”. A cualquiera que quiera hacer que sus hijos lean, se lo aconsejo, así como al que le guste leer, al que se le hayan atravesado libros a lo largo de su vida, o incluso al que no le haya gustado nunca.

    Contestar

  2. dice

    Las prisas son malas consejeras, y no es recomendable cambiar una sola palabra sin hacer una lectura posterior. Cometimos ese fallo al rescribir el punto 2, sustituimos “no” por “lee”, sin apreciar el error de la frase resultante: “un simple monosílabo, lee”.
    Gracias a todos los que nos habéis avisado de la incoherencia que se había introducido en el texto.

    Contestar

  3. dice

    Diez reglas muy interesantes para no quitarles el gusto por leer. Yo utilizo una técnica que es válida para mi hijo.
    Empiezo a leer, y cuando me pregunta mi hijo, qué es lo que leo, le digo que me deje porque estoy enfrascado en la lectura y que no me haga perder el tiempo.
    Él, que es curioso, adivina la novela, y se va a su cuarto y me hace lo mismo cuando le pregunto qué es lo que está leyendo. Por lo menos lo aficiono a la lectura sin presiones, que es lo más importante.

    Contestar

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>